Pablo escobar prostitutas prostitutas de lujos

pablo escobar prostitutas prostitutas de lujos

Eso sí, todas hermosas. La que era hembra, lo era de verdad. Las sedientas lesbianas atacaban a las novatas con lujuria. Ahora sí tenía vergüenza de verdad, pero él lo había tomado en son de chiste. La Tata o yo! Obviamente seguí con mi esposa. Se le corrió la teja. No la mandé a pelar porque encontré otra forma para alejarla de una vez por todas.

Sentí que ese tema se había cerrado y nunca pregunté qué método usó para apaciguar a la fiera en la que Wendy se había convertido. Pablo me contó los antecedentes de una guerra en la que yo tendría mucho que ver, pero a la cual llegue muchos años después de iniciarse. El principal era el político Jairo Ortega.

El movimiento lo financiaba yo y Jairo no tuvo otra opción que buscar otro movimiento liberal al cual adherirse para poder continuar con la campaña hacia el Congreso. Era una base fuerte, las clases menos favorecidas me veían como su benefactor y salvador. Ese abrazo en el agua, esa piel contra piel, fue el comienzo de un tórrido, secreto y enfermizo romance: Pero también la enamoró la vida de película que Escobar le ofrecía: Virginia y Escobar estaban locos de amor.

El había quedado hipnotizado por su belleza, sus piernas largas, sus ojos almendra, sus pestañas eternas. Vallejo se derretía frente al narco: Por él había "sacrificado" su vida de niña bien y sus exquisitas amistades de la alta sociedad. Escobar sabía que tenían que ser discretos, porque los dos eran muy famosos en Colombia. Pero nada le importaba. Salía sin sus custodios y disfrutaba de las corridas de toros de la plaza de La Macarena.

La llevaba a bailar rumba a Kevin, la discoteca de moda en Medellín. Un día sintió que las joyas ya no alcanzaban y, conociendo la extrema coquetería de su amante, le regaló algo que ninguna mujer podía soñar en Colombia: Virginia regresó de Brasil con los pechos redondos y firmes y una nariz respingada de muñeca. La vida de lujos y pasión de los amantes cambió para siempre el 30 de abril de , cuando Pablo Escobar Gaviria mandó a asesinar al ministro de Justicia Rodrigo Lara Bonilla.

El Estado lo perseguía: El jefe del Cartel estaba obligado a huir y a vivir en las sombras. Empezaron las visitas clandestinas, el estrés, las agresiones verbales y también físicas. Acostados, uno muy pegado al otro en la cama, le leyó "La canción desesperada" del poeta chileno. Abrazados, lloraron desconsoladamente, ante la inminencia de un final que se tornaba inevitable. La ruptura, sin embargo, nada tuvo que ver con el creciente baño de sangre que enlutaba a Colombia.

Fue una simple cuestión de celos. Virginia se enfureció con Pablo cuando se enteró que él le había regalado un collar de mil dólares a otra mujer. Corría , y la bella amante dio el portazo para siempre. Desde , Virginia Vallejo vive en un departamento de dos ambientes en Miami, donde se exilió bajo el régimen de testigo protegido por haber declarado contra las mafias de Colombia, los Cartel de la droga y los vínculos narco con la política.

Escribió un libro "Amando a Pablo, odiando a Escobar" , donde cuenta en detalle su romance secreto con el zar del Cartel. En Pablo yo encontraba protección y dinero, aunque también le tenía miedo" , confesó. A los 67 años, ya no le teme a los detalles picantes.

Y en la tevé de Miami disparó con munición gruesa contra Escobar: La hermana de Escobar, Alba Marina, se enfurece cuando le nombran a Vallejo: Estuvo con ella hasta que se cansó y la envió a estudiar cine a los Estados Unidos para poder liberarse de su acoso.

Él se beneficiaba de su imagen. El amor no se mide por los galones de gasolina o el precio de las joyas". Popeye, sin embargo, la desmiente: No fue una amante, fue su mujer.

Estaba loco por ella ". Todas las niñas vírgenes. Cerca de las tres de la madrugada, Pablo Escobar Gaviria se despertaba sintiendo un antojo irrefrenable: Cuando comenzaban a freír, agregaba el arroz y los revolvía. Escobar lo comía con un vaso de leche caliente y dos arepas. Al terminar pedía un café, también con leche, muy espumoso: A esa hora hablaban de mujeres.

Y cuenta que Escobar tenía un maletín con juguetes sexuales para sus noches de lujuria: Yo nunca participé de una orgía con él", dice con seriedad. Para relajarse el zar de la droga le daba dos o tres pitadas a un cigarrillo de marihuana. Nunca probó la cocaína: Y tomaba solo alguna cervecita: Las chicas vírgenes eran su debilidad. Los jóvenes las convencían de acompañarlos, se las llevaban al capo, y las niñas tenían su primera experiencia sexual en esos días que permanecían a merced del narco.

Casi todas eran de barrios humildes. También un apartamento en un barrio popular. Escobar afirmaba con el pecho inflado: El comandante Hugo Aguilar Naranjo , uno de los hombres clave en la caída de Escobar, cuenta que esa debilidad por las niñas llegó a oídos de la policía. Y los uniformados, luego de varias semanas de investigación, ofrecieron dinero por información. La chica tenía 16 años, era jugadora del equipo de voleibol de Antioquia: Pero la operación falló: Corría el año y las niñas vírgenes comenzaron a ser un problema para los narcos.

Los hombres de los Carteles de Cali y de Medellín les daban plata por sexo, pero también las hacían hablar. Y las chicas contaban demasiado. Todos, en esa guerra sangrienta, las usaban de señuelos: Escobar parecía ser un fantasma. Quisieron atraparlo en su mansión de El Poblado, donde llevaba muchachas para fiestas con amigos.

Esa misma noche lo escucharon hablar por radio con Pinina, su mano derecha. Es mejor darles un viajecito a "las palomas". A la mañana siguiente apareció muerta una bella jovencita, muy maquillada y con poca ropa. Y luego otra, y otra, y otra. Durante varias noches fueron apareciendo cuerpos de adolescentes en distintas partes de Medellín, en la carreteras desoladas de Envigado, en Itagí, La Estrella, Bello.

En total fueron 49 las niñas asesinadas. Tenían entre 15 y 19 años, eran de clase media baja, algunas estudiantes, otras aspirantes a modelos o reinas de belleza. Algunas fueron informantes de la policía, otras no quisieron entregar a sus amigos al Cartel, muchas delataron a los hombres de Pablo frente a los narcos del Cartel de Cali.

Solo dos niñas lograron sobrevivir a esa matanza. Cuando hacíamos un allanamiento, ya fuera en busca suya o de los que estaban en aquel cartel de 'Se busca', mandaba matar a todos los hombres de las casas cercanas al inmueble allanado.

Él nunca se metía con las mujeres, a excepción de las niñas con las que hacía toda una fiesta. Normalmente, en las familias respetaba a los niños y a la mujer", dice Aguilar en el libro de Castro Caycedo.

Una de las chicas que le escapó a las balas del Cartel, habló con El Tiempo de Colombia. Su desgarrador testimonio desnuda la oscuridad del mundo de Pablo Escobar Gaviria. A veces se apodera de mi corazón una soledad inmensa. Me duele tanto el corazón. Yo no te quiero dejar, mi amor, yo te necesito mucho. Quiero llorar contigo porque hoy me siento triste.

Son las ocho a. Terremoto te reclama todo el tiempo. En estos días recortó tu foto grande de la revista Semana y la pegó en el cuarto y te dice: Mi amor, sé que como María tengo unas obligaciones, pero como esposa otras. Lucharé con todas las fuerzas de mi corazón por ti.

Te abrazo fuerte, te beso, te necesito. El capo del Cartel de Medellín le respondió desde la clandestinidad con una breve nota:. Yo estaré muy pendiente de ustedes.

Los quiero y los recuerdo mucho. Te quiere, tu esposo". A ella le prometió: Era "una vivienda de ladrillos, de dos plantas, sencilla y con una palmera achaparrada enfrente", relató el periodista y escritor norteamericano Mark Bowden en su libro Matando a Pablo Killing Pablo.

Escobar acababa de comer un plato de espaguetis y se había quitado los zapatos para recostarse en la cama para hablar por teléfono. Victoria Henao lo lloró sin consuelo.

La consigna era simple: Así salvamos nuestra vida. Volvimos a ser nadie", aseguró su hijo. Desde el mismo instante en que intentaron dejar Colombia, el apellido Escobar fue una maldición. Sólo Mozambique aceptó recibirlos a cambio de que hicieran inversiones en el país africano. Cambiaron su identidad, su historia, su pasado. Pero no se trata sólo de un cambio de nombre ante terceras personas. Es también frente a nosotros mismos.

Cuando la familia se instaló en la Argentina, a Pablo Escobar Gaviria también se le creó una nueva historia: Un final muy distinto a la sangrienta muerte del capo narco. Durante años creyeron que habían logrado una vida tranquila: Imagínese usted eso con una criatura de 14 años. Y aseguró que el hombre les exigió un millón de dólares a cambio de no revelar su verdadera identidad.

Ella no cedió y el contador se encargó de sacarlos del anonimato. Siempre me decía que no tenía por qué guardarlo porque podía producir la suma que quisiera en cualquier momento. Los reporteros también quisieron saber si el El Patrón había ahorrado mucho dinero. Su mujer fue clara:. Imagínese el tren de gastos que esto requería. Que ser la mujer de Escobar la había marcado para siempre. Que había tenido que tratarse psiquícamente para superar el dolor y el trauma.

Pablo escobar prostitutas prostitutas de lujos -

Share on Google Plus. Dígame si eso no es amor…. El principal era el político Jairo Ortega. Cuba protege tabaco recolectado ante la proximidad de la tormenta Alberto. Los narcotraficantes en ese momento eran extremadamente ricos: Y cuenta que Escobar tenía un maletín con juguetes sexuales para sus noches de lujuria: Victoria Henao lo lloró sin consuelo. A Sharon la mataron porque no quiso entregar a un amigo al Cartel. Cuando comenzaban a freír, agregaba el arroz y los revolvía. Es mejor darles un viajecito a "las palomas". Por ser la primera vez, Elsy me indicaba en qué esquina girar, por dónde subir o bajar. Pablo había construido el edificio solo para que su familia lo habitara.

El capo del Cartel de Medellín le respondió desde la clandestinidad con una breve nota:. Yo estaré muy pendiente de ustedes. Los quiero y los recuerdo mucho. Te quiere, tu esposo". A ella le prometió: Era "una vivienda de ladrillos, de dos plantas, sencilla y con una palmera achaparrada enfrente", relató el periodista y escritor norteamericano Mark Bowden en su libro Matando a Pablo Killing Pablo. Escobar acababa de comer un plato de espaguetis y se había quitado los zapatos para recostarse en la cama para hablar por teléfono.

Victoria Henao lo lloró sin consuelo. La consigna era simple: Así salvamos nuestra vida. Volvimos a ser nadie", aseguró su hijo. Desde el mismo instante en que intentaron dejar Colombia, el apellido Escobar fue una maldición.

Sólo Mozambique aceptó recibirlos a cambio de que hicieran inversiones en el país africano. Cambiaron su identidad, su historia, su pasado. Pero no se trata sólo de un cambio de nombre ante terceras personas. Es también frente a nosotros mismos.

Cuando la familia se instaló en la Argentina, a Pablo Escobar Gaviria también se le creó una nueva historia: Un final muy distinto a la sangrienta muerte del capo narco. Durante años creyeron que habían logrado una vida tranquila: Imagínese usted eso con una criatura de 14 años. Y aseguró que el hombre les exigió un millón de dólares a cambio de no revelar su verdadera identidad. Ella no cedió y el contador se encargó de sacarlos del anonimato.

Siempre me decía que no tenía por qué guardarlo porque podía producir la suma que quisiera en cualquier momento. Los reporteros también quisieron saber si el El Patrón había ahorrado mucho dinero. Su mujer fue clara:. Imagínese el tren de gastos que esto requería.

Que ser la mujer de Escobar la había marcado para siempre. Que había tenido que tratarse psiquícamente para superar el dolor y el trauma.

Piensen que me casé con Pablo cuando yo tenía Eramos vecinos de barrio y fuimos novios desde mis 13 años. Mi primer hijo lo tuve a los Quedé viuda a los Cuando murió yo no tenía ninguna referencia en la vida diferente a ser la esposa de Pablo Escobar ". En , la justicia argentina volvió a involucrarla junto a su hijo en una causa de lavado de dinero que lleva adelante el juez Federal de Morón, Néstor Barral.

Burros pintados como cebras, hipopótamos en aviones y dos millones de dólares cash: Share on Google Plus. El día que la conoció Pablo Escobar tenía 24 años y Victoria Se casaron cuando ella cumplió los 15 sin el permiso de los padres de la niña. Por supuesto que la familia de María Victoria no estaba de acuerdo, pues Pablo ya tenía 24 años, pero a través de poemas, chocolates y discos de Raphael y Camilo Sesto, su enamorado, que era amigo del hermano mayor de la chica, logró que se enamorara de él.

Cuando cumplió 15 años, María Victoria se fue de La Paz a Palmira, a vivir con su abuela, quien les ayudó a que un cura los casara en marzo de A los 16, la chica tuvo al primer hijo del capo, y recuerda:. Estuvimos en Palmira dos días, pasamos la luna de miel en casa de mi abuela y luego regresamos a Medellín.

Sin embargo, ella lo aceptó:. Finalmente ese amor por la familia ocasionó que las autoridades lo localizaran, al rastrear dos llamadas telefónicas mientras estaba prófugo, para saber cómo estaban sus hijos y su esposa, y murió acribillado a tiros el 2 de diciembre de , a los 44 años. Muchas hubo en su cama, pero una sola en su corazón.

Pero la historia con la reina llegó a su final en , luego de un accidente en helicóptero del cual Pablo salió ileso y Elsy con algunas heridas. Luego de algunas visitas después, todo terminó, y Popeye relata la conversación en la que su jefe le dijo el por qué:. Era de buena familia, refinada, hablaba inglés y francés, y sabía de varios temas; pero le gustaba el peligro, por lo que fue una candidata perfecta para ser una de las mujeres del líder del cartel de Medellín.

Virginia comentó que Pablo gastaba hasta 2 millones de dólares al año en combustible para su avión privado, solo para volar y poder ir a verla. Fui a nadar en uno de los ríos de su propiedad y se formó un torbellino. La que era hembra, lo era de verdad. Las sedientas lesbianas atacaban a las novatas con lujuria. Ahora sí tenía vergüenza de verdad, pero él lo había tomado en son de chiste. La Tata o yo! Obviamente seguí con mi esposa. Se le corrió la teja.

No la mandé a pelar porque encontré otra forma para alejarla de una vez por todas. Sentí que ese tema se había cerrado y nunca pregunté qué método usó para apaciguar a la fiera en la que Wendy se había convertido.

Pablo me contó los antecedentes de una guerra en la que yo tendría mucho que ver, pero a la cual llegue muchos años después de iniciarse. El principal era el político Jairo Ortega. El movimiento lo financiaba yo y Jairo no tuvo otra opción que buscar otro movimiento liberal al cual adherirse para poder continuar con la campaña hacia el Congreso.

Era una base fuerte, las clases menos favorecidas me veían como su benefactor y salvador. Desde ese largo balcón se veía todo su zoológico.

pablo escobar prostitutas prostitutas de lujos

0 thoughts on “Pablo escobar prostitutas prostitutas de lujos

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *